Creación de valor mediante la valorización de los residuos

Escrito por Greene

15 de marzo de 2021

Vivimos en una sociedad en la que la preocupación por el medio ambiente es cada vez más recurrente, tanto por parte de las instituciones como por parte de la población. Sin embargo, las estimaciones a largo plazo sobre la generación de residuos a nivel mundial no arrojan buenos datos. Se calcula que para el año 2025 se producirán unas seis millones de toneladas al día de desechos; y para el año 2100 ese incremento alcanzaría las 11 millones de toneladas a día. Aunque la gran mayoría de los residuos no se pueden eliminar o reutilizar, existe una gran cantidad de dichos residuos que sí son susceptibles de poder ser reciclados. En este contexto aparece el concepto de valorización de residuos.

La valorización de residuos, según dictamina la Directiva (UE) 2018/851, consiste en la “operación cuyo resultado principal es que el residuo sirva a una finalidad útil al sustituir a otros materiales que, de otro modo, se habrían utilizado para cumplir una función particular”. En otras palabras, se podría definir como el proceso que se realiza para determinar si un residuo es adecuado para obtener, a partir de él, nuevas materias primas o productos generadores de valor.

Existen dos modalidades de valorización de residuos. Por un lado, la valorización energética, donde se busca un aprovechamiento energético del residuo para generar energía eléctrica y térmica, y por otro lado la valorización material, consistente en la obtención de nuevos materiales.

Centrándonos en la valorización material, esta se puede dar de dos formas, una a partir del reciclado directo de residuos a través de los gestores de residuos o del tratamiento en las plantas de clasificación de residuos sólidos urbanos, o bien con el uso de tecnologías de pirólisis y gasificación donde se puede transformar el residuo en otros productos de alto valor añadido como por ejemplo metanol, ceras, parafinas, aceites pirolíticos…

Cabe destacar que la valorización es una opción cada vez más utilizada ya que se da un valor económico a los residuos y se consigue reducir el volumen de residuos que terminan en el vertedero, lo que disminuye la sobreexplotación de los recursos naturales y los impactos en el medioambiente.

En la actualidad, Greene Waste to Energy cuenta con diversas plantas de tratamiento de residuos, en las que se persiguen fundamentalmente tres objetivos: luchar contra el cambio climático, generar un entorno de economía circular y mejorar la gestión de residuos de nuestros partners.

También te podría interesar…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *